28 de septiembre de 2022 21:41 | EJPANIA 🇪🇸
DIARIO SATÍRICO | Rigor subjetivo

Se pierde la infancia de su hijo tras preguntar a un argentino qué tal está

«-¿Qué tal estás?»

«Este….bien, ¿o querés que te cuente?«

Con estas palabras, el asturiano Victor Higarza comenzó un calvario del que ha tardado ocho años en salir.

Todo comienza en mayo de 2014, cuando Higarza se encuentra con Diego Adrián Stronatti, argentino y amigo de la familia. Al preguntarle por su estado de salud, el americano comenzó a narrarle efectivamente cómo estaba, con tal lujo de detalles que lo que iba a ser un mero trámite se convirtió en ocho años de desesperante escucha. En su repaso al historial médico, y a lo largo de los meses, Stronatti narró todo su genoma, sin olvidar menciones a Maradona, los asados, el dulce de leche o Soda Stereo.

«Yo sabía que Dieguito era prolijo pero coño, esto ya es pasarse«, se lamentaba ayer el afectado, momentos después de ser rescatado por un equipo de bomberos.

En todo este tiempo, Higarza ha perdido horas de sueño y no ha visto crecer a su hijo, cosa que le apena muchísimo. Pero no todo es malo en esta historia: Higarza se ha librado de presenciar el bochornoso rendimiento futbolístico del Sporting de Gijón, su equipo del alma.

Newsletter:

Todos los lunes un resumen de la semana, para empezar la semana con buen pie (o malo) o como sea. No prometemos nada:

«La corrupción no es buena ni mala, sino el uso que se le dé»
Esperanza Aguirre
Detectora de talentos