6 de octubre de 2022 22:00 | EJPANIA 🇪🇸
DIARIO SATÍRICO | Rigor subjetivo

Colegio religioso diagnostica a un niño inmigrante como posible caso de posesión demoníaca

Cuando Vladimir fue escolarizado en 4º de primaria en el Colegio de las Esclavas Descalzas de Torrelodones nada parecía indicar que tuviera problemas de lectoescritura. Sin embargo, al realizar  una ficha de matemáticas  su maestra, Soraya Jacinta de la Cruz, detectó que escribía las letras al revés o bien que le «estaba llamando puta, con perdón, y yo no admito injerencias en mi vida privada

Vladimir siempre ha mantenido la mirada a los adultos

Fue entonces cuando se activó el protocolo de emergencia para niños zurdos, disléxicos y/o endemoniados  (PZDE)  que fue pionero entre los colegios privados en España. Autorizado por el Vaticano, el protocolo  aún no había sido utilizado. Se da la circunstancia de que la orientadora del centro, a instancias de Dirección, continúa realizando labores de comedor y clases de macramé en vez de informes de diagnóstico. Según Vergüenzas Ramírez, directora del colegio, “la procedencia del niño de marras no hacía presagiar nada bueno: un niño que dicen que es ortodoxo pero luego es más raro que un perro verde… no sé”.

Fuentes del obispado culpan al Ministerio de Educación y Ciencia de sobrecargar sus inmaculadas instalaciones con niños problemáticos de familias menesterosas, que se ven obligados a acoger. Críspulo María Marrón, portavoz del obispado, reclama que “se filtre con mas esmero el perfil de niño que nos llega, ya que no podemos hacer milagros”.

La familia del menor, que reside en España desde hace  solo dos meses, ha mostrado su perplejidad y ha indicado que la palabra que aparece en la ficha es la trascripción al cirílico de la palabra “recta” (рцта) ya que el niño está aún familiarizándose con el alfabeto latino.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Newsletter:

Todos los lunes un resumen de la semana, para empezar la semana con buen pie (o malo) o como sea. No prometemos nada:

«La corrupción no es buena ni mala, sino el uso que se le dé»
Esperanza Aguirre
Detectora de talentos