1 de octubre de 2022 10:33 | EJPANIA 🇪🇸
DIARIO SATÍRICO | Rigor subjetivo

Expulsan a un esquimal del clan familiar por romper la cadena de frío

Anuuk Tiritiittit, de 37 años, resultó expulsado del influyente clan «Los Ingebuk» tras una disputa entre el patriarca y éste, que derivó en escasez de abastecimiento e ignominia.

Según informa la Guardia Polar, los hechos se produjeron el pasado solsticio, durante la festividad de Nuestra Señora de la Santa Morsa, que se celebra cada primer plenilunio después de la LXVIIª nevada. Al parecer Anuuk descuidó el transporte de panceta de foca recién adquirido en la feria de Sisimiut , depositando el envío fuera del iglú «al lado de unos bloques de hielo, como de costumbre«, lo que supuso una ruptura de la cadena de frío y la consiguiente pérdida del género.

La disputa ocasionó un altercado al que acudieron vecinos y curiosos. La Guardia Polar desalojó a los más de seis manifestantes que ya habían empezado a romper kayaks y diversos elementos de mobiliario ártico así como a saquear la aldea.

«Aquí nos conocemos todos«, comenta Yurupuki, padre de Anuuk y patriarca Ingebuk. «La panceta de foca es muy golosa, de modo que si se deja fuera desaparece y luego hay que buscarla alrededor de los iglús; aparte, que se lo tengo dicho: Anuuk, que las cosas van del trineo a la nevera. Del trineo a la nevera. Bueno, pues como el que oye nevar. En realidad no es una nevera sino una esquina que tenemos a tal efecto».

A la dejadez de funciones, prosigue, se añade un secular lamento acerca de las bajas temperaturas desde la infancia, lo que acabó horadando la ya de por sí baja moral de la colonia.

Como consecuencia, los Ingebuk han perdido de golpe al 50% de sus miembros. Anuuk Tiritiitit ya ha solicitado asilo en el cercano clan de «Los Alegres Sarsasquach,» a escasos metros de su antiguo hogar, habiendo aprendido una valiosa lección vital.

Newsletter:

Todos los lunes un resumen de la semana, para empezar la semana con buen pie (o malo) o como sea. No prometemos nada:

«La corrupción no es buena ni mala, sino el uso que se le dé»
Esperanza Aguirre
Detectora de talentos