9 de diciembre de 2022 05:45 | EJPANIA 🇪🇸
DIARIO SATÍRICO | Rigor subjetivo

Un vertedero ilegal con restos de androides ruinosos de «Star Wars» amenaza una reserva de la biosfera en los Pirineos

star wars

La reserva de la Biosfera de Sabiñánigo-Tatooine es un enclave de especial protección a los pies de los Pirineos que de unos años para acá ve peligrar su belleza natural. ¿La razón? Una campa abandonada lleva años siendo el lugar elegido para deshacerse de los androides en mal estado de las 473 series y películas de la saga Star Wars que se realizan cada año. La campa, a las afueras de Sabiñánigo, desprende mal olor y aleja al turismo, que viaja a la zona buscando enclaves de ensueño.

Dicen que el propio George Lucas en persona fue el encargado de escoger el enclave, al que calificó «de mucha cultura, con unas peculiaridades de gran valor y de un folklore muy variado«; esto es, ideal para acumular chapa de robots.

Se calcula que la cantidad de los desperdicios y restos de androide suman dos millones de toneladas, esparcidos casi hasta las estribaciones de Pirineos y Monte Perdido, a los que hay que sumar varios destructores imperiales en estado de abandono.

«Los fluidos hidráulicos se filtran a los acuíferos y repercuten en el agua consumida por los habitantes de la zona, que si ya eran raros antes, ahora más«, afirma Zebulón Pallaruelo, naturalista y ecólogo.

En el momento de redactar estas líneas, tanto la explotación turística del paraje como la continuidad de Star Wars está en entredicho a la espera de que las diligencias oportunas se gestionen. En el ínterin, la plataforma Disney pretende estrenar «Chewbacca en Jaca: el Musical», una serie que espera congraciarse con los lugareños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Newsletter:

Todos los lunes un resumen de la semana, para empezar la semana con buen pie (o malo) o como sea. No prometemos nada:

«La corrupción no es buena ni mala, sino el uso que se le dé»
Esperanza Aguirre
Detectora de talentos